Pilar otra vez

IMG_2720

Capítulo 3: Por suerte no fuimos a Rosario

Y se realizó el tercer encuentro, parece que va en serio y que vamos a ir a Ushuaia nomás.  La cita fue nuevamente en Pilar, Horacio´s house, en un perfecto día de primavera, con sol y temperatura ideales. Asistencia perfecta para algunos, y como siempre, caras nuevas que prometen ser de la partida en noviembre. 

Cuando se juntó un buen número de rugbiers, partimos al trote. A diferencia de la última vez, de la casa salimos diez y a la cancha llegamos los mismos diez. Algunos muy cansados, y con retraso, pero llegaron todos. Una vez allí, los más viejos, insistían en elongar y diversas mariconadas por el estilo. Las charlas durante el trote fueron sobre pilates, a que velocidad corre cada uno en la cinta, pormenores de la bicicleta fija y varios etc. que mejor no citar. Nadie de este grupo escaló el Everest. 

En el campo de juego, y tratando de estirar el tiempo, otra vez, las misma discusiones, sobre cual de todas las canchas utilizar, que cual es más corta, que cuál es más larga (las canchas…), en fin las excusas de siempre. Tres canchas, todas verdes, impecables y marcadas, son motivo de discusión.

Empezamos con la tocata y un muy bien para los que vinieron por primera vez, tienen la magia intacta. Demostramos nuestras habilidades en el campo de juego Pato, Martin, Arturo, Mario, Horacio, Leo, Claudio, Javier, Santiago y yo. Más tarde se incorporaron Julio, Topa y el Pesca, cuyas habilidades, por ahora, sólo se constatan en la mesa y en la parrilla. 

Después de la tocata, hicimos imaginaria con lines y salidas en contra y a favor. La nota destacada, fueron los cambios de frente, las entradas sesgadas y las tijeras de la pareja de insides. Pueden dormir tranquilos que el centro de la cancha está cubierto.

Muy graciosos los dos tipos que trataban de levantar a Leo en el line. Y eso que nuestro segunda línea está en impecable estado físico. Cuando en el Sur intenten levantar a Pepe, los quiero ver.

No se nos cayó nunca la pelota y no hubo que lamentar lesionados en masa como hace un mes. La piernas de Claudio y de Martín dijeron basta luego de un buen rato, pero hay que tener en cuenta que son señores grandes. Mario, se reivindicó del papelón del último entrenamiento, y nos ilusionó con cambios de paso y algunos piques (cortos).

Terminamos la tarde deportiva con una “caminata”, para golpearnos un poquito. El documento fílmico es imperdible, símil “deportes en el recuerdo”.

Comparado con las veces anteriores, hubo un progreso. A pesar de que no abunda el optimismo sobre nuestro futuro desempeño en la cancha, vamos mejorando.

Luego del desgaste físico volvimos a la casa (caminando!!!), y para recuperar energías, los nutricionistas nos indicaron facturas, tortas, cervezas y alguna gaseosa light. El Pesca preparó el fuego y puso los lomos a la parrilla mientras entre anécdotas de otros tiempos, nos preparábamos para mirar el triunfo de Los Pumas en Rosario.

Se incorporaron a mirar el partido algunas de nuestras hijas: Juana, Lucía, Clara y Julita. Las niñas recibieron una didáctica explicación de Julio sobre las inclinaciones sexuales del árbitro del partido y se divirtieron con el tono y la variedad de  nuestras puteadas. De más está decir, que el triunfo no llegó y la actuación dejó mucho que desear. 

Nos queda un último encuentro en Cardales, algunos dicen que para despedirse de la familia, y a viajar.

Por favor salgan a correr, sólo falta un mes. Gracias a Horacio por poner la casa. 

Hasta la próxima. 

Deja un comentario

Archivado bajo Ushuaia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s