Archivo mensual: noviembre 2013

Central Buenos Aires Veteranos 2013

Día 3

Este post es sin palabras. Central Buenos Aires modelo 2013.

Central Buenos Aires Veteranos 2013

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

15/11/2013 · 5:13 PM

El Martial-Lapataia

Día 2: El Martial-Lapataia

El segundo día en la ciudad más austral del mundo, amaneció nublado y nevando. Nos fuimos levantado y juntando en el desayuno, mientras esperábamos la llegada del grupo de jugadores que no viajó el primer día. De a poco se completó el plantel y el equipaje perdido el día anterior.

Emprendimos la primera excursión al Glaciar Martial, un paseo a pocos kilómetros del centro. De día pudimos ver mejor la ciudad, que no es precisamente linda desde el punto de vista de la arquitectura. Se conservan muy pocas casas tradicionales y el contexto es, en general caótico. El gran atractivo es el paisaje, la cordillera sur rodeando a la ciudad y el canal de Beagle enfrente. El clima es el protagonista, llueve, nieva, después sale el sol y al rato vuelve a nevar.

El glaciar queda en  la montaña justo atrás de la ciudad, en el camino se pueden ver varios buenos hoteles, que motivaron suspicacias sobre la propiedad de los mismos. El ambiente y la relación entre nosotros, es de adolescentes de 50 años. Nadie habla en serio de nada, todo es una broma.

Al llegar a la base, algunos valientes se quedaron en el refugio a tomar café, y el resto de los locos subimos al glaciar. Es una caminata corta de 1500 m. para arriba, con nieve todo el tiempo, frío y viento. Una delicia!!!

Durante el mediodía hubo que recuperar calorías con un frugal almuerzo en donde dimos cuenta de especialidades patagónicas animales y vegetales. Fue, en una de las pocas construcciones tradicionales que quedan en la ciudad.

A la tarde algunos optaron por siesta, Pepe por hacer shopping y los demás fuimos al Parque Nacional Tierra del Fuego. En la entrada del mismo nos dijeron que no debíamos alimentar a los zorros. Tendrían que habernos dicho “al zorro”, porque vimos uno sólo que se prestó gentilmente para la foto. Adentro del Parque se puede optar por ir en tren o en auto hasta Bahía Lapataia, que es donde termina la ruta 3 y la Argentina. Nosotros los hicimos en camioneta y sólos, ya que ningún guardaparque aceptó acompañarnos.

A las noche fuimos todos a un boliche del centro en donde se presentaron los equipos que al día siguiente participarían del Encuentro. A esto vinimos.

Deja un comentario

Archivado bajo Ushuaia

Fotos del día 2

Deja un comentario

15/11/2013 · 4:57 PM

Ushuaia

Día 1: El Viaje

Finalmente, llegó el día y comenzó una nueva etapa de la caravana mágica, con mucho entusiasmo los ex rugbiers de Central Buenos Aires, nos fuimos encontrando en Aeroparque para viajar.

Fue así que, comenzó oficialmente la Gira a Ushuaia para jugar un Encuentro de Veteranos en el Ushuaia Rugby Club.

Emprendimos esta locura, Santiago, Gustavo, Pato, Rafa, yo, Leo, Arturo, Julio, Pepe, Martín, Claudio, José (que decidió ponerse los cortos a último momento), Javier, Horacio, Fabián. Guillermo, Wally y Mario (amigo de Puey y de la vida). Nos acompañaron Juan Facundo, Verónica y Nicole y en Ushuaia nos esperaba El Negro, con Viviana y Florencia.
El vuelo de ida fue bastante agradable, alguna siesta, los interminables chistes de Pepe a Martín, los miedos de mi compañero de vuelo a las turbulencias, los saludos al amigo Recalde y alguna práctica de la lengua de Shakespeare con los vecinos de asiento. Viajaron con nosotros jugadores de Olivos Rugby Club.
Cuando llegamos a destino, la aerolínea de bandera nos informa que la mitad del plantel se quedó sin equipaje por exceso de peso. Los damnificados se lo tomaron con buena cara, ya que a esa altura nada se podía hacer.
Nos entregaron la camioneta alquilada y al hotel. La ciudad del fin del mundo nos recibió con mucho frío y nubes.
Luego de una buena cena  en el restaurant El Turco, nos fuimos a dormir.

Deja un comentario

Archivado bajo Ushuaia

Cardales otra vez

_DSC9289

Capítulo 4: Muchas veces fui preso…

Se realizó el cuarto y último encuentro antes de la próxima gira a Ushuaia.

El anfitrión de lujo, para huéspedes que no lo merecen tanto, fue nuevamente Claudio en su casa de Cardales.

Esta vez fuimos con nuestras respectivas familias. Esposas e hijos se hicieron presentes para acompañarnos. Las malas lenguas dicen que fue una despedida, por si alguno decide no volver y quedarse a reposar en tierras australes.

La convocatoria fue excelente, en un día que no pintaba nada bien por la tormenta caída 24 horas antes.

Concurrimos los mismos players del último entrenamiento en Pilar, a los que se agregaron cuatro glorias centralistas: Carloto, Guillermo, Federico y Pepe.

Arrancamos al mediodía con un trote bastante digno hasta el lugar de entrenamiento.

Hicimos un equipo para jugar imaginaria y allí se vivió una situación difícil y compleja. Afloraron las internas y las rencillas de vestuario.

Al momento de armar el equipo, todos me miraban a mí, que sin entender muy bien el porqué, decidí ceder mi puesto de inside, ganado a fuerza de kilos y litros de cerveza a la vieja gloria recién llegada. Un renunciamiento histórico, que no conmovió a nadie.

La oposición en la cancha estuvo compuesta por tres menores imberbes a los que hubo que aplicarles algún correctivo para que mantuvieran la línea. El cuarto imberbe, Juan Facundo, jugó para los buenos.

Los delanteros (otra vez a mi lugar de origen), practicamos un par de jugadas de penal y pese a la didáctica explicación de Leonardo, a algunos les costó entender las coordenadas. Supongo que es por la edad, porque es gente que, en su mayoría, ha terminado una carrera terciaria.

En definitiva, el primer turno de entrenamiento salió bastante bien, así que volvimos a la casa a toda marcha para degustar, lomitos, chorizos y bondiolas, preparadas por el dueño de casa.

Al momento del postre, entregamos las camisetas nuevas, conseguidas por la buena gestión de Martín. Uno a uno las fueron recibiendo con cara de feliz cumpleaños. No faltaron las quejas de algunos flaquitos de vida sana por el tamaño de la prenda, pero se la pusieron igual.

Fuentes fidedignas dicen que “alguien” contrató una modista para “entallar” la camiseta, pero no creo que sea cierto. Habladurías de algún gordo resentido seguramente.

Al momento de la foto de rigor, y aún con una sonrisa dibujada en el rostro, alguno empezó a entonar: “muchas veces fui preso…” la canción que dio título a este post. En realidad no fueron muchas las noches que fuimos presos, fue una sola, y la anécdota es para otra ocasión.

Terminamos con el doble turno con una nueva incursión al campo de entrenamiento (esta vez fuimos en auto) y jugamos un partido de dos tiempos.

Se puede decir que salimos enteros en general, y con alguna dolencia en particular.

Un párrafo aparte para el duelo entre Pepe y Martín, esos muchachos tienen cuentas pendientes, pero por seguridad de todos, es mejor que las salden sin terceros involucrados.

La vergüenza de la tarde fue la tarea de los árbitros designados. El Pesca y Carloto, un tiempo cada uno, mostraron el lado oscuro del referato de Buenos Aires.

Con hambre, sed, cansados y golpeados, volvimos a la casa y mientras una orca jugaba con una ballena en la flamante pileta, otros se involucraban en un picado de fútbol mixto, más peligroso que jugar con la primera de cualquier club de rugby.

Se terminó la “preparación física”. Entre los 16 jugadores y los acompañantes, todos bien vestidos, bien contentos y bien comidos, podemos decir que se juntó una delegación de veteranos del Club Central Buenos Aires.

Nos vamos al frío del sur, roguemos  y esperemos que los demás equipos tengan nuestra misma condición atlética.

Gracias otra vez a Claudio por la magnífica atención y a nuestras familias por seguir aguantando.

Hasta la próxima.

2 comentarios

Archivado bajo Ushuaia

Cardales otra vez II

Deja un comentario

05/11/2013 · 5:24 PM