Gira a 9 de Julio

CCBA-Nonos del Oeste

 

Episodio 3 de este 2015 que ya termina.

En el año del Mundial, seguimos creyendo en nuestra juventud y pudimos juntarnos para jugar en tres oportunidades, la gira a Mar del Plata en marzo, el encuentro en Banco Nación en septiembre, con la gente de Inimputables y Demi-Sec y ahora concluímos el 2015 en 9 de Julio y Carlos Casares. En el medio, un par de entrenamientos en el Delta y algún lunes en Parque Saavedra.
Este viaje fue organizado una vez más por Santiago desde Buenos Aires, que se contactó con los Nonos del Oeste y la logística estuvo a cargo de Arturo, en sus pagos de 9 de Julio.
Las caras “nuevas” de esta excursión a la pampa, fueron el Colo, Daniel, Pirulo, Fredy, Hugo y Tristán. Algunos de ellos, habían venido en septiembre a Banco Nación, pero nunca a un viaje. En el partido, se nos sumó Diego, amigo de Arturo y ex jugador de La Salle. El resto, los sospechosos de siempre, incluídos los patagónicos Pepe y Gabriel, que viajaron especialmente. La compañía femenina fue de Daniela, Andrea, Florencia, Carola, Maru, Juana y Clara.
Fuimos llegando, un día muy caluroso, en diferentes autos el viernes por la tarde. Nos recibieron en el Hotel La Soñada, un lugar en el medio del campo y con una atención bárbara. Un rato a la pileta y después a la casa de mi compadre, que nos esperaba con un tremendo asado, acompañado de ensaladas hechas por Daniela. El vino fue un aporte de todos, pero en especial de Pirulo que los donó gentilmente con una sonrisa, lo que demuestra que es un tipo desprendido. El calor nos hizo tomar un poco de más, y nos obligó a probar diferentes tipos de bebidas que no calmaban nuestra sed. El Topa musicalizó la velada, para deleite de los vecinos, y de las damas presentes, Daniela, Andrea y Juanita.
La noche terminó en La Subasta, donde tuvimos que trabajar entre todos para que Pablo pueda vencer esa timidez que lo hace sufrir tanto. Creo que va por buen camino.
El sábado amaneció otra vez muy caluroso y se completó el grupo con los recién llegados, para llegar a 25 ex jugadores centralistas y amigos. Colo el más joven, Mike el más veterano, en el medio, 20 años de historias de Central Buenos Aires. Desayuno y nuevamente a la pileta hasta que la pronosticada lluvia nos obligó a partir hacia 9 de Julio para almorzar pastas como indican los libros. Esta vez en un restaurant del centro de la ciudad fuimos eligiendo algunas de las especialidades de la casa, ravioles, ñoquis, tallarines, etc, Todos elegimos un plato, a excepción de Leo que los probó todos. El muchacho estaba con hambre.
Finalizado el almuerzo partimos hacia Carlos Casares, al club Huracán, en donde nos esperaban los Nonos del Oeste. Cuando llegamos, nos dimos cuenta que no tendríamos excusas ante una eventual derrota, el clima se volvió nublado y agradable, la cancha blanda por la lluvia, los Nonos tenían nuestra edad. Había que jugar.

El partido, empezó a las 18 y fue muy parejo, 3 tries por lado, el primero de ellos, a los pocos minutos, vino por una intercepción de Santiago, el segundo, también de Santiago y el último, el que logró el empate, una corrida de Horacio, desde casi la mitad de la cancha. José otra vez fue el coach y se jugaba el puesto en caso de no obtener un buen resultado. Antes de comenzar el último tiempo, movió algunas piezas y logró aire, para otro año de contrato. La gente quiere resultados.

Durante el partido, y como siempre, las ganas de jugar de todos, las limitaciones físicas, el manejo y la habilidad de manos que nunca se pierde, el primer resultado positivo y como dato nuevo…, las ganas de hablar y de discutir con el árbitro. En lo personal, no tengo oxígeno, para nada, no entiendo como hacen para discutir con el árbitro y los contrarios. Hubo hasta clase práctica de ruck y maul durante el partido y finalmente, para destacar, la mala educación de Leo, para con el árbitro. En una jugada dudosa y ante un fallo que él consideró incorrecto, le propinó un insulto digno de un barra brava del ascenso. Le gritó al juez: “esto es inaceptable!!!!”. El capitán luego se disculpó por la tremenda ofensa proferida por nuestro jugador con mejor comportamiento. Dicen que la mezcla de pastas en el almuerzo, le produjo algún tipo de intoxicación y perdió los estribos.

El tercer tiempo, fue una picada seguida de asado, preparado y bien regado por la gente de Carlos Casares y musicalizado por Gustavo. No hubo que lamentar lesiones graves, así que cansados, golpeados, y bien comidos volvimos al hotel en 9 de Julio.

El domingo, fue día de relax en la pileta del hotel y después del almuerzo a la sombra de los árboles, emprendimos la vuelta a casa.

Gracias a los Nonos por recibirnos y atendernos de primera, a Santiago por la organización, a Arturo por invitarnos a su casa, a los que vinieron por primera vez, y a todos los que fueron, por poner cada uno lo mejor para pasarla bien, haciendo lo que nos gusta e identifica.

Seguiremos con esto en 2016, tal vez con la primera gira de los CCBA Classic, fuera del país.

Hasta la próxima.

 

 

 

2 comentarios

Archivado bajo 9 de Julio, Carlos Casares, Crónicas deportivas, Lugares

2 Respuestas a “Gira a 9 de Julio

  1. Pablo Cortés Gamas

    Gracias a vos, Paquirri Cuervo!: excelente compendio!!

    Me gusta

  2. Arturo

    Buenísimo. Sin tu relato la gira no se dá por terminada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s