Wellington-Picton-Christchurch

A Wellington, la vimos de noche. Llegamos de noche y nos fuimos apenas amaneció. No pudimos conocer mucho, sólo fuimos al centro a cenar a un restaurant hindú.
Embarcamos en el ferry que cruza a la isla sur. Es un barco enorme, con capacidad para autos y camiones.
El viaje en ferry dura casi 4 horas, cruza el estrecho de Cook, en un mar Pacífico, casi transparente. Lamentablemente hicimos el cruce en medio de una tormenta, con lo cual la visibilidad era muy baja.
Hoy comienza el Mundial, y se nota. Todo es negro con la hoja de helecho.
Llegamos a Picton, en la isla sur, y emprendimos el camino a Christchurch. Como por arte de magia salió el sol.
Este trayecto es de casi 400 km, pero con camino de montaña, con lo cual se hace largo y tedioso por los famosa velocidad máxima. Aprendimos la lección.
El camino es otro paraíso, a la derecha montañas nevadas y a la izquierda el Pacífico sur. Imposible describirlo adecuadamente.
Christchurch es la ciudad en donde originariamente iban a jugar Los Pumas, pero a causa del terremoto, se decidió cambiar.
Quedan los rastros en algunos edificios medio derrumbados y en rutas y caminos en reparación.
Llegamos tarde al hotel, buscamos las remeras de Argentina y nos fuimos al parque en donde se juntaba la ciudad para ver la ceremonia inaugural y el primer partido de los All Blacks.
En un gran predio cerrado de esa plaza, algo así como los bosques de Palermo, pusieron tribunas y dos enormes pantallas. Una verdadera fiesta. El rugby es más que una pasión y los All Blacks están por todos lados.
En la plaza había gente de todas las edades. Desde chicos de primaria hasta ancianos. Todos en familia.
Los adolescentes grandes, acostumbran a ponerse un disfraz de cada país. Es así que había Pumas gringos por todos lados. Al principio los veíamos con la camiseta Argentina y saludábamos en español, pero en la respuesta nos dimos cuenta que eran falsos Pumas.
Hay con el clima en este lugar, que todavía no pudimos descifrar. La noche de la inauguración el frío era tremendo y nuestro abrigo no fue suficiente. En cambio los locales, y no sólo los adolescentes, no tienen frío. Había gente en ojotas y bermudas.
La ceremonia inaugural fue sobria y el partido un trámite para los All Blacks.
Mañana nos toca a nosotros.

Deja un comentario

Archivado bajo Fotografia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s